NACIONALES

Ministro de Mides en fotos privadas con edecanes en plena pandemia

Los brindis del Ministro de Subdesarrollo y Decadencia

El titular del Mides, Raúl Romero Segura, quien hace 16 meses asumió el cargo, se ha entregado incondicionalmente a los brazos de Baco y de glamorosas edecanes, que lo esperan todos los días en una discreta, pero elegante casa en la zona 14. Mientras cientos de personas, han sido conducidas a la cárcel “enchachadas” y han pagado cuantiosas multas por celebrar fiestas durante la pandemia, el ministro Romero se pavonea en los festines desenfrenados que organiza junto a su círculo de confianza, sus contratistas y proveedores, sobra decir, sin mascarillas y más bien con aglomeración social, donde abundan licores finos y viandas exóticas, no digamos polvito blanco que no es harina.

Este fin de semana el Ministro del infra desarrollo social tuvo un motivo concreto para celebrar, lo que calificó como el más sonoro éxito de su gobierno: la captura del ex responsable de la SAT, Juan Francisco Solórzano, y, sobre todo, del analista estrella de la CICIG, Aníbal Argüello, quien debería concurrir el año próximo, como perito de la FECI, en los casos La Línea y Cooptación del Estado.

Romero hizo bromas, que sus comensales aplaudían en coro, porque José Luis Navas Barrera, director de la Digici, (el servicio de inteligencia en Gobernación, que hace los trabajos sucios de este gobierno) fue chispudo y usó vehículos sin placas que la CICIG donó al Estado al salir del país, para capturar a Solórzano Foppa y a Argüello.  Entre brindis y brindis, confesó que la conspiración fue orquestada por el ministro de Gobernación, Gendri Reyes, (quien goza de lo que él llama “unas merecidas vacaciones” en el extranjero, junto a su experimentada musa, la narcodiputada Patricia Sandoval) y tuvo la bendición del presidente Giammattei, para evitar correr riesgos de humillaciones, como las que sufrió Baldetti, cuando al visitar Guatemala Mr. Biden, exigió que no estuviese presente la Gruesa. Antes de que la señora vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, pudiera vetar a Gendri de las reuniones con las altas autoridades chapinas, mostrando sentido común, optó por pedir unas oportunas “vacaciones” y se puso las de “villadiego” junto a su narcodiputada “picaflor”.

“Es doble celebración”, dijo, porque además, se aplazó la primera declaración, con lo cual Solórzano Foppa y Argüello seguirán en ascuas, a merced de sus enemigos en Mariscal Zavala.  “Este es el más claro mensaje de poder de nuestro gobierno a sus enemigos”, repetía borracho de soberbia el ministro Romero. “Los tenemos en la mano y en cualquier momento los capturamos y aplastamos”.

Eufórico siguió brindando y agregó que entre sus héroes está el contralor General de Cuentas, Edwin Salazar, porque ya le prometió, que mientras él esté en el cargo, el Mides saldrá “nítido” en las auditorías y ni siquiera el Fodes tendrá clavo. Reía al expresar, que ni siquiera el contrato absurdo e ilegal de las vacunas Sputnik V será cuestionado ni el CIV, ni sus grotescos corruptos y millonarios emergentes y mano largas de colección, el ministro Chemundo Lemus, Mario Aguilar de Covial, y Fredy Chojolán, exdirector de Caminos, tres personajes, que hay que reconocer, son hipercorruptos pero con “transparencia” y ahora son, con la complicidad de la Contraloría, incuestionables millonarios emergentes. Por cierto, en lugar de Chojolan fue nombrado en la dirección de Caminos Josué Castro Montejo, hermano del Secretario del hombre en la luna y sobrino de uno de los reyes de los puertos desde el año 2000, Leonel Montejo.

Por último, elevó un brindis agradeciendo a un santo del cual es muy devoto, por el milagro del “billete” que ha tenido con las comisiones de tanta licitación favorecida y porque pronto, según aseveró, no habrá FECI que temer.

La borrachera fue grande hasta el amanecer, y sin ningún prurito, se veía un polvito blanco sobre unas charolas de plata, llegar a las mesas y desaparecer.  Mientras, el ministro Romero, rodeado por tres jóvenes generosas, cual cónsul romano en plena decadencia y como buen necio en esas condiciones, no cesaba de brindar, repitiendo los mismos motivos.Por cierto, Miguelito ocupó una plaza fantasma de Raúl Romero, cuando éste se fue como diputado del Congreso durante los cuatro años del hombre en la luna.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar