Mundo

México detectó al primer paciente con Hongo Negro quien se había recuperado del Covid.

MÉXICO DETECTA AL PRIMER PACIENTE CON «HONGO NEGRO» QUIEN SE HABÍA RECUPERADO DEL COVID-19.

El primer caso de «hongo negro» fue detectado en México, se trata de un joven de 34 años, que se recuperaba de Covid-19.

A pesar que se han registrado múltiples casos en India, esta enfermedad en casos graves puede llegar a necrosear el tejido.

Este hongo, conocido también como mucormicosis no se contagia de persona a persona, el modo en que una persona se contagia es por respirar las esporas del hongo, que se pueden encontrar en el medio ambiente.

El hongo negro es causado por un moho que se encuentra en ambientes húmedos y suele atacar a pacientes con Covid-19 o inmunodeprimidas.

También los diabéticos, las personas que toman esteroides y las que padecen otras comorbilidades, como cáncer o trasplantes de órganos, son vulnerables a adquirirlo, según el Ministerio de Sanidad de la India.

El Ministerio advirtió que “esto no significa que todos los pacientes con Covid se vayan a infectar por mucormicosis”, ya que es poco común entre quienes no tienen diabetes.

En conferencia de prensa desde el Palacio Nacional, el funcionario federal señaló que esta enfermedad, es causada por estos hongos que existen en el ambiente, “y no nos pasa nada, a menos que tengamos inmunosupresión grave”.

“Este tipo de infecciones existen en México desde hace muchos años, igual que existen casi en cualquier país, y afectan de forma casi exclusiva a personas que tienen inmunosupresión grave, es decir, las defensas muy bajas”.

López-Gatell Ramírez detalló que la situación clínica donde se presenta con mayor frecuencia es en personas que padecen cáncer y están sometidas a quimioterapias, “principalmente cánceres sanguíneos, linfomas o leucemias”.

Los síntomas dependen del lugar del cuerpo en el que crezca el hongo, pero pueden incluir hinchazón facial, fiebre, úlceras en la piel y lesiones negras en la boca.

La enfermedad comienza a manifestarse como una infección de la piel en las bolsas de aire situadas detrás de la frente, la nariz, los pómulos y entre los ojos y los dientes.

Luego se extiende a los ojos, los pulmones e incluso puede extenderse hasta el cerebro. Produce ennegrecimiento o decoloración sobre la nariz, visión borrosa o doble, dolor en el pecho, dificultades para respirar y, en casos graves, tos con sangre.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba