Mundo

Niña de 5 años murió por comer un pan envenenado que fue lanzado al patio de su casa.

Dos hermanos de 5 y 7 años, jugaban afuera junto a su hermana mayor, cuando encontraron porciones de pan tiradas en el piso y las llevaron a su boca, la más pequeña murió en el instante.

Dos hermanos comieron pan envenenado que un vecino habría lanzado al patio de su casa para matar al perro de la familia en Veracruz, México.

Los pequeños estaban jugando afuera junto a su hermana de 11 años, cuando encontraron porciones de pan tiradas en el piso y las llevaron a su boca. Adriana de 5 años perdió la vida al instante. Mientras que Jacobo, de siete años, hermano de la niña, está grave en el Hospital Regional de Coatzacoalcos.

Según explicó la familia, un vecino había intentado envenenar a su perro antes, por ello creen que los pedazos eran para su mascota.

Hermila Gutiérrez quien es la madre de los niños estaba en una escuela en la que colabora cuando ocurrió la tragedia.

«No sé por qué envenenan animales y causan desgracias a los niños y les quitan la vida. Por eso, la gente debe entender que no puede dejar veneno para mascotas porque hay niños inocentes”, dijo.

“Yo digo que fue un ser humano, ¿quién anda preparando pan con veneno? Yo no lo vi, sólo Dios lo vio y es testigo de todo lo que me está sucediendo. Él sabe quién me arrebató a mi hija, y si es que por el perro habían arrojado el pan envenenado”, agregó Gutiérrez

El secretario de salud Roberto Ramos Alor dijo: “Tengan por seguro que se está haciendo todo lo posible por salvar la vida de Jacobo”.

La Fiscalía de Veracruz investiga el caso. La familia no tiene recursos para los gastos funerarios de Adriana ni para pagar hospital de Jacobo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba