DEPORTES

Suspenden a Sha’Carri Richardson, sensación del atletismo estadounidense, por consumo de marihuana

La joven velocista, nueva sensación del atletismo estadounidense, dio positivo en las pruebas preolímpicas y será excluida de la prueba de los 100 metros en los Juegos de Tokio-2021.

Sha’Carri Richardson, que guarda la esperanza de competir en una prueba de relevos, dijo a la cadena NBC que consumió marihuana para enfrentar «un estado emocional doloroso» al conocer la muerte de su madre biológica durante el preolímpico de junio en Eugene (Oregón).

«Me gustaría decirles a mis fans, mi familia y mis patrocinadores que me disculpo», dijo la estrella estadounidense, de 21 años. «Pido disculpas por no haber sabido cómo controlar mis emociones o lidiar con mis emociones durante ese tiempo».

«Me disculpo mucho si los decepcioné, y así fue. Y solo quiero que sepan que esta será la última vez que los Juegos Olímpicos no verán a Sha’Carri Richardson y será la última vez que Estados Unidos no volverá a casa con una medalla de oro en los 100″, añadió.

Poco después de que ofreciera sus disculpas, la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) explicó que Richardson dio positivo en una muestra recogida el 19 de junio, el día que ganó los 100 metros en Eugene y selló el boleto a Tokio-2020.

De acuerdo con la USADA, la atleta texana aceptó una sanción de un mes de inhabilitación -la mínima permitida en estos casos- a partir del 28 de junio y su victoria en los 100 metros en el preolímpico y su clasificación a Tokio-2020 fueron canceladas.

Richardson, la gran esperanza

En los Juegos de Tokio (23 de julio – 8 de agosto), Richardson era la gran esperanza de Estados Unidos para ganar el primer oro olímpico del país en los 100 metros desde Gail Devers en 1996.

En abril, la estadounidense se había convertido en la sexta atleta más rápida de la historia con un tiempo de 10,72 segundos en una reunión en el estado de Florida.

La marihuana es legal en el estado de Oregón pero se encuentra en la lista de sustancias prohibidas de la Agencia Mundial Antidopaje y un resultado positivo puede resultar en la prohibición de competir entre un mes y dos años.

«Las reglas son claras, pero esto es desolador en muchos sentidos», dijo el director ejecutivo de la USADA, Travis T. Tygart.

«Con suerte, su aceptación de la responsabilidad y sus disculpas serán un ejemplo importante para todos nosotros de que podemos superar con éxito nuestras decisiones desafortunadas, a pesar de las costosas consecuencias de esto para ella», afirmó.

Posible participación en relevos

Descalificada de los 100 metros, Richardson aún podría participar en el relevo 4×100, pero para ello debe ser seleccionada para el equipo por la federación de atletismo estadounidense y contar con la aprobación del Comité Olímpico de su país.

«Ahora mismo estoy poniendo todo mi tiempo y energía en ocuparme de lo que tengo que hacer en mi interior», dijo Richardson. «Así que si se me permite recibir esa bendición, estaré agradecida. Si no, simplemente me concentraré en mí misma».

Sin hacer menciones a la situación de Richardson respecto a los Juegos, la federación de atletismo estadounidense se comprometió en un comunicado a ayudarla a manejar los problemas de salud mental que la empujaron a la marihuana en busca de alivio.

«La situación de Sha’Carri Richardson es increíblemente desafortunada y devastadora para todos los involucrados», dijo la federación (USA Track and Field, USATF).

«La salud y el bienestar de los atletas siguen siendo una de las prioridades más críticas de la USATF y trabajaremos con ShaCarri para asegurarnos de que tiene amplios recursos para superar cualquier reto de salud mental ahora y en el futuro», concluyó el texto.

«Ocultar mi dolor»

Richardson, que asegura que nunca tomará esteroides, se unió a una lista cada vez mayor de atletas que han expuesto los retos en salud mental que supone ser una deportista de élite mientras se oculta el dolor en público.

«Antes de los Juegos, se esperaba de mí que batiera el tiempo récord, así que solo esa presión en sí misma también fue dura», dijo Richardson.

«Sé que no puedo esconderme, así que al menos de alguna manera estaba tratando de ocultar mi dolor», explicó. «Aún así, todavía tenía que salir y rendir para cumplir mi sueño».

«Sé lo que hice. Sé lo que se supone que debo hacer, lo que se me permite, y aún así tomé esa decisión», subrayó. «Solo digo que no me juzguen porque soy humana, solo corro un poco más rápido».

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba