Mundo

Según estudio, las mujeres en América tienen más problemas de alcoholismo.

Un análisis ha revelado que las mujeres que habitan en el continente americano tienen más problemas con el alcohol que las del resto del mundo.

Si bien el consumo en mujeres sigue siendo menor que en los hombres, la prevalencia de los desórdenes ya preocupa a las autoridades sanitarias por el impacto en la salud mental y física que tendrá para el futuro.

Las mujeres toman en promedio un cuarto (27.2%) del alcohol que los hombres consumieron en el continente americano. En esta región del mundo, el consumo de alcohol (en todos los géneros) es aproximadamente un 25% superior a la media mundial.

“El consumo nocivo de alcohol es el principal factor de riesgo para las muertes en varones de 15 a 49 años en el continente americano, pero la evidencia muestra que las mujeres son más vulnerables a los efectos nocivos del alcohol”, reveló al portal de Infobae Maristela Monteiro, la asesora sénior en abuso de sustancia y alcohol del Departamento de Salud Mental y Enfermedades no Transmisibles de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

“Para la misma cantidad de consumo de alcohol puro que un hombre tome y si se compara con una mujer del mismo peso y altura, ella tendrá más efectos tóxicos. Se debe a diversas causas: la proporción de agua corporal es menor; el sistema de hormonal es distinto, y así las mujeres tienen mayor riesgo de sufrir las consecuencias negativas con menos años de consumo y menor cantidad de consumo”, resaltó Monteiro.

Todavía no se sabe bien cuáles son los factores que hicieron que la tasa de desórdenes por el consumo del alcohol en las mujeres de América sea la más alta del mundo.

“La cantidad y la frecuencia son factores importantes, y los años de consumo. Si bien la prevalencia de los trastornos es mayor en los hombres, entre las mujeres tal prevalencia es la más alta del mundo. No sabemos bien por qué ocurrió, pero sabemos que la promoción del consumo entre mujeres y adolescentes hace años es consistente con este dato. Todavía no hay estudios comparativos entre las regiones del mundo para determinar cuáles son factores que expliquen tales diferencias”, destacó Monteiro.

El temor hacia el futuro es porque la disparidad en el consumo de alcohol entre los géneros podría cerrarse.

“Si las mujeres empiezan a beber tanto como los hombres es probable que ellas también comiencen a enfermarse y lesionarse a tasas más altas”, dice el último informe de OPS sobre alcohol. Además, las diferencias biológicas hacen que las mujeres corran riesgos más altos a niveles de consumo más bajos.

Una de las diferencias tiene que ver con la manera en que el organismo procesa el alcohol.

El cuerpo usa grasa para retener el alcohol, agua para despejarlo y luego el hígado se encarga de producir enzimas que metabolizan el alcohol.

En el caso de las mujeres, el cuerpo tiene más grasa y menos agua, y su hígado produce menos deshidrogenasa de alcohol, que se usa para descomponer el alcohol. Como consecuencia, la mujer tiene un riesgo mayor de padecer cirrosis hepática, cardiopatías y daño neurológico que el hombre aun cuando consuma la misma cantidad de alcohol.

Además, el consumo de alcohol puede causar perjuicios que son exclusivos de la mujer, como el cáncer de mama, el embarazo involuntario y el riesgo de tener un hijo con síndrome de alcohólico fetal o de peso bajo al nacer.

El riesgo de algunas enfermedades en mujeres, incluyendo el cáncer, se asocia incluso al consumo de pequeñas cantidades de alcohol.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba