Mundo

Policía se declara culpable de agredir a hombre que quiso ahogar a su hija.

“Lo merecía” dijo un policía que confesó haber agredido a un hombre que quiso ahogar a su hija de apenas seis meses, el agente le dio una paliza al sujeto y salvó a la bebé.

Jonathon Zicarelli entró al Departamento de Policía donde trabajaba Greg Hallgrimson, gritando que había ahogado a su bebé de apenas seis meses. Los oficiales corrieron a buscarla, encontrándola en el agua del lago y reanimándola a toda prisa. Por fortuna pudo sobrevivir, pero el policía Hallgrimson no pudo contener su rabia.

La historia de Greg Hallgrimson ha inspirado a muchos, motivados por la justicia y por defender a los indefensos, sin importar que esto pueda traer consecuencias personales. Hacer el bien está por sobre cualquier empleo o profesión, han dicho muchos usuarios de redes sociales, quienes se han puesto de su lado y han brindado su apoyo.

El hombre de 51 años vivió momentos de alta tensión en una localidad de Kansas (Estados Unidos) en diciembre del año 2018.

Después de todo un proceso, Greg se declaró culpable por agredir a un sujeto que había intentado ahogar a su bebé de seis meses.

El caso llegó a oídos de prácticamente todo el país, donde muchísimas personas (por no decir que la mayoría) se puso de su lado. Su sentido de justicia y la impotencia le jugaron una mala pasada, pero es totalmente comprensible.

Todo comienza cuando Hallgrimson trabajaba en el Departamento de Policía de Greenwood.

De un momento a otro, un sujeto ingresó y rápidamente llamó la atención de los presentes. Se acercó y confesó haber ahogado a su pequeña bebé de apenas seis meses. Todos quedaron atónitos, pero actuaron con rapidez. Partieron a buscarla, esperando que todavía estuviera con vida.

Apenas llegaron, notaron a la pequeña flotando en el agua, inconsciente y boca arriba. Temieron lo peor, pero la fortuna estaba de su lado.
Tenía los pulmones llenos de agua, con lodo en los ojos y hierba en el rostro. Apenas se movía, pero al parecer tenía signos vitales. Según estimaron, habría estado unos diez minutos en el agua.

Rápidamente la sacaron e hicieron el trabajo de reanimación, mientras llamaban al personal de salud y detenían a Zicarelli. La bebé estaba con hipotermia, así que le quitaron la ropa mojada y la envolvieron en la ropa de los uniformados.

El infeliz padre confesó haber planeado todo con anticipación, argumentando “malos pensamientos”, estrés y otros tantos padecimientos. Nada es suficiente justificación para asesinar a otra persona, mucho menos un ser inocente.

El oficial Greg arrojó al suelo al acusado, esposándolo y golpeándolo en el rostro. “Mereces morir”, le dijo envuelto en rabia e impotencia.

La bebé logró sobrevivir y el padre acabar en prisión, pero inesperadamente también hubo acusaciones al policía, de vulnerar los derechos de Zicarelli.

Una cámara lo delataba y mostraba la agresión del oficial Greg contra el sujeto. Desde entonces vivió un verdadero torbellino, con altos y bajos, condenas y cuestionamientos. Quiso hacer su trabajo, pero un pequeño momento de impotencia le costó su trabajo. A comienzos del 2019 decidió renunciar a su cargo y aceptar las acusaciones de agresión.

El pueblo entero le ha dado su apoyo, con carteles y pancartas en cada una de sus apariciones. Por querer hacer justicia, terminó siendo víctima.

Ha dicho querer terminar esta pesadilla lo antes posible, para seguir con su vida, ahora lejos de la policía, pero con la tranquilidad de haber salvado a la bebé.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba