NACIONALES

¿Guatemala tiene el precio más caro de los combustibles en Centroamérica?

Las últimas semanas han sido críticas para el bolsillo de los guatemaltecos que han visto incrementarse el precio de la gasolina y el gas propano, pero ¿es Guatemala el país más caro en Centroamérica?

De acuerdo con los últimos precios publicados por los distribuidores de gas propano, el promedio de un cilindro de 25 libras está en 137 quetzales en Guatemala, posicionándose como el más caro en Centroamérica.

 

Sin embargo, en las gasolinas no sucede lo mismo, ya que el galón de la gasolina super en Guatemala tiene un costo promedio de 30.98 quetzales, según el último informe del Ministerio de Energía y Minas (MEM), mientras que en el resto de Centroamérica oscila entre 32.94 y 34.94 quetzales.

 

La tendencia es al alza, según el MEM y empresarios. Mientras que Paulo de León, economista del Central American Business Intelligence (CABI), considera que ya no subirá más de 5%, es decir, llegaría a 32.53 quetzales.

 

Gasolina más barata

 

En Centroamérica el precio más bajo en las gasolinas lo tiene Guatemala. El galón de super está en un promedio de 30.99 quetzales, mientras que en Nicaragua que es el más caro lo tienen en 34.94 quetzales.

 

Sin embargo, sólo Guatemala y Costa Rica son los únicos países de la región que no cuentan con un subsidio o establecieron precios tope para contribuir a los consumidores.

 

 

combustibles, gasolina, gas, centroamérica

 

 

En Honduras, Nicaragua y El Salvador, los gobiernos establecieron subsidios que van desde la exoneración de impuestos, hasta apoyos económicos.

 

Mientras que en Honduras, el gobierno estableció precios tope hasta el 31 de diciembre, aunque las autoridades no han establecido como subsidiarán o de dónde obtendrán los recursos para cubrir la decisión tomada.

 

Gas más caro

 

Contrario a las gasolinas, Guatemala sí tiene el precio más caro en el gas licuado o de cocina. El cilindro de 25 libras tiene un costo promedio de 137 quetzales, luego del último incremento anunciado por las distribuidoras.

 

No obstante, en países como Nicaragua, el mismo cilindro de 25 libras se encuentra a un costo de 100.45 quetzales, mientras que en Honduras, está a 76.21 quetzales.

 

Lo mismo ocurre en El Salvador, donde el precio del cilindro de 25 libras está a 107.45 quetzales, y el que más se acerca a Guatemala es Costa Rica con un costo de 115.90 quetzales.

 

 

combustibles, gasolina, gas, centroamérica

 

 

Igual que en las gasolinas, El Salvador y Nicaragua establecieron subsidios para contribuir a los consumidores, mientras que Honduras estableció precios tope hasta el 31 de diciembre.

 

Tendencia al alza

 

Distribuidores y el MEM consideran que la tendencia es que los precios sigan subiendo, no se atreven a decir cuánto ni hasta cuándo. Aunque, Paulo de León, del CABI, es un poco más optimista y prevé que la tendencia podría estabilizarse, aunque estima que podría haber un incremento no mayor del 5% más.

 

Fausto Velásquez, gerente de operaciones de UNO Guatemala, explicó que los precios están siendo marcados por la oferta y la demanda a nivel internacional.

 

«La demanda se ha venido incrementando a nivel mundial, a raíz de que las restricciones de movilización (establecidas por el Covid-19) se han ido levantando; mientras que por el lado de la demanda la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) juega un papel relevante, pero ellos sí están liberando alrededor de 500 mil barriles por día adicionales», detalló.

 

No obstante, en discusiones pasadas establecieron que no liberarían más de lo que ya han establecido, pero esto podría cambiar en futuras conversaciones, y recomendó a los consumidores buscar alternativas para economizar, como realizar los viajes que sean necesarios y mantener bien el funcionamiento del vehículo.

 

Mientras que Enrique Meléndez, director Ejecutivo de la Asociación Guatemalteca de Expendedores de Gasolina, explicó que además de las restricciones de la OPEP, la tendencia al alza dependerá del comportamiento climático, pues si las condiciones son muy frías en el hemisferio norte, la demanda subirá y esto podría presionar aún más los precios.

 

«No vemos que vaya a ir para abajo, en el mejor de los casos comenzará a estabilizarse… es difícil hacer una proyección, porque son eventos que no se pueden medir. La producción que ha incrementado la OPEP no es suficiente con lo que requiere el mercado», manifestó Meléndez.

 

Por su parte, de León explicó que otro de los factores y que sería el más importante, es la crisis energética en Europa, donde el gas se ha disparado hasta un 600% y el carbón 200%, esto es producto de regulaciones proambientales, lo que ha presionado el uso de combustibles derivados del petróleo.

 

Además, el ritmo inflacionario en el mundo va en aumento. «Han subido todos los productos, no solo la gasolina», dijo. Y aseguró que uno de los factores que también ha influido es la inyección de dinero de los bancos centrales, por la crisis del Covid-19.

 

«El precio del petróleo se estancó en las últimas dos semanas, creería que tiene poco espacio para crecer más y después empezará a estabilizar y posiblemente comience a bajar a finales del año o principios del otro. Creo que estamos en la última parte… Siempre puede pasar algo más, pero no veo mayores alzas», dijo el economista del CABI.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba