Estilo de vida

Temblor en el ojo. Causas y cómo evitarlo

temblor en el ojo consiste en un parpadeo que se repite con cierta frecuencia y que a veces no podemos controlar. Tiene un completamente carácter involuntario, que aunque no entraña problemas, si que puede producir algunas molestias y situaciones desagradables.

Normalmente esos temblores en el ojo o tics nerviosos, aparecen en los párpados inferiores, aunque también puede suceder en algunas ocasiones que aparezcan en los párpados superiores.

  • Incluso pueden aparecer indistintamente tanto en el ojo izquierdo como el el ojo derecho. Estos tics nerviosos en el ojo, no suelen ser permanentes, pero podrían alargarse a veces algunas semanas.

     

    ¿Qué es el temblor en el ojo?

    El temblor o tic nervioso del ojo es una enfermedad común, a veces hereditaria, que puede clasificarse en dos categorías:

    1. Mioquimia del párpado: Esta forma es un caso leve de tic ocular ocasional en el que la mayoría de los pacientes no requieren tratamiento.
    2. Blefaroespasmo esencial benigno: Esta forma implica contracciones sostenidas e involuntarias que provocan el cierre parcial o total de los párpados. Los pacientes con blefaroespasmo esencial benigno pueden tener un deterioro funcional importante y requerir un tratamiento a largo plazo de la enfermedad.

    Causas del temblor en el ojo

  • El temblor en el ojo no se puede asociar en concreto a una causa. Lo más habitual por lo que se produce es por estrés o ansiedad y en momentos muy concretos.

    Estas son algunas condiciones por las que puede producirse el temblor en el ojo:

    • Estrés: Cada uno de nosotros reacciona de forma diferente ante una situación de estrés, sea en el ámbito personal como en el profesional. En este caso, el temblor en el ojo puede ser una señal de estrés.
    • Falta de descanso: Puede que no estemos descansando todo lo que necesitamos y nos termine pasando factura. Es muy posible que una de las consecuencias de la falta de descanso aparezca en forma de tic o temblor. Es recomendable no cenar muy tarde, no abusar de los teléfonos y tablets en la cama e intentar dormir entre 7 y 8 horas.
    • Consumo de sustancias estimulantes: El café, tabaco y alcohol son sustancias que tienen un efecto estimulante. A veces Pueden provocar contracciones en el ojo y por lo tanto que aparezca el molesto temblor en el párpado.
    • El síndrome de Sjögren: Este síndrome se da más en mujeres que han superado los 40. Las glándulas que deben proporcionar humedad en los ojos se inflaman, y terminan generando el temblor.
    • Alergias: Como ya hemos visto, las alergias suelen producir enrojecimiento, picor o lagrimeo en los ojos. Muchas veces frotamos los ojos para calmar estas sensaciones, y esto a su vez puede derivar en el temblor de los ojos, pero que puede llegar a complicarse con otros problemas.

    ¿Cómo evitar el temblor en el ojo?

    Si seguimos unas sencillas pautas o recomendaciones, se puede contribuir a la prevención de los tics oculares:

    • Hay que mantener el estrés controlado. Puedes probar con técnicas de relajación como el yoga, técnicas de respiración, etc. Debes dormir lo que todos los profesionales de salud no nos cansamos de recomendar: unas ocho horas al día.
    • Hacemos hincapié en que debes hacer un consumo de alcohol y de bebidas con cafeína y otros excitantes bajo mínimos.
    • Tienes que acostumbrarte a realizar pausas periódicas cada cierto tiempo cuando trabajes con ordenadores u otras pantallas.

    ¿Tiene tratamiento el temblor en el ojo?

    Los blefaroespasmos de carácter leve van desapareciendo sin necesidad de un tratamiento específico.

    Si observas que el tic ocular persiste y te está causando molestias, puede ser una buena idea que acudas a tu óptico-optometrista de confianza para descartar que tengas algún tipo de defecto refractivo o sea el momento de actualizar la graduación de las gafas o de cambiar de lentillas.

    Además, si pasas más tiempo de lo normal frente a la pantalla del ordenador, ten en cuenta la posibilidad de que te prescriban unas gafas específicas para el trabajo en visión intermedia.

    Puede haber casos en que los tics oculares no remitan, y en ese momento si que es imprescindible acudir al especialista y que diagnostique e indique el tratamiento adecuado.

    Síntomas de los tics oculares

    El tic ocular afecta a los músculos del párpado y provoca espasmos o parpadeos involuntarios. Las contracciones leves del párpado pueden ser más evidentes de lo que son en realidad, ya que no es probable que los observadores se percaten de las contracciones del párpado de otra persona.

    En los casos más graves, el tic puede provocar un cierre forzado del párpado que dura segundos, minutos o incluso horas. Los síntomas pueden hacerse más evidentes con el tiempo.

    El blefaroespasmo, esencialmente benigno, es un trastorno del movimiento (distonía) de los músculos que rodean el ojo.

    Nadie sabe exactamente qué lo causa, pero los investigadores creen que puede estar provocado por un mal funcionamiento de ciertas células del sistema nervioso llamadas ganglios basales.

    El espasmo hemifacial suele estar causado por una pequeña arteria que irrita un nervio facial.

    Otras afecciones que a veces incluyen el espasmo del párpado como signo son:

    • Blefaritis
    • Abrasión corneal
    • Ojos secos
    • Sensibilidad a la luz
    • Uveítis

    Tic ocular y trastorno neurológico

    En muy raras ocasiones, el temblor de ojos puede ser un signo de ciertos trastornos del cerebro y del sistema nervioso. Cuando lo es, casi siempre va acompañado de otros signos y síntomas. Los trastornos del cerebro y del sistema nervioso que pueden causar espasmos oculares son los siguientes

    Parálisis de Bell
    Distonía cervical
    Distonía
    Esclerosis múltiple
    Distonía oromandibular y distonía facial
    Enfermedad de Parkinson
    Síndrome de Tourette

    Los fármacos. Otra posible causa

    Las contracciones oculares pueden ser un efecto secundario de los fármacos, especialmente de los utilizados para la enfermedad de Parkinson. Además, el tic ocular es a veces el primer signo de un trastorno crónico del movimiento, sobre todo si se producen también otros espasmos faciales.

    Resumen y últimos consejos

    • Dormir más
    • Reducir el consumo de cafeína y/o alcohol
    • Pruebe métodos de reducción del estrés como el ejercicio, los ejercicios de respiración o la meditación
    • Utilizar gotas de lágrimas artificiales para aliviar la sequedad ocular

    Tratamiento de las contracciones oculares
    Si el tic ocular se prolonga durante semanas, o provoca dificultades para abrir el ojo o para ver, póngase en contacto con su oftalmólogo para determinar los pasos a seguir.

    Su médico puede recomendarle medicamentos o un plan de tratamiento con inyecciones de toxina botulínica. La toxina botulínica se inyecta bajo la piel que rodea los ojos. La toxina relaja y debilita los músculos justo debajo de la piel, y cada serie de inyecciones evita los espasmos durante unos tres meses.

    Los efectos secundarios de estas inyecciones pueden ser pequeños hematomas en los puntos de inyección, caída temporal de los párpados o visión doble temporal.

    En raras ocasiones, en casos graves, puede recomendarse la cirugía si los síntomas no se controlan adecuadamente con las inyecciones de toxina botulínica.

    Lo que hay que saber
    El tic nervioso del ojo es una enfermedad común que puede ser hereditaria.
    No se conoce la causa exacta del tic ocular, pero puede originarse en los nervios motores del cerebro.
    La sequedad ocular, el estrés, la fatiga, la fatiga ocular y ciertos medicamentos pueden contribuir a un episodio.
    En la mayoría de los casos, las contracciones oculares son temporales y desaparecen por sí solas. La medicación y, en ocasiones, la cirugía pueden resolver los casos más persistentes.

    Muchas gracias por haber llegado hasta aquí. Esperamos que te haya gustado este artículo y que vuelvas a nuestro blog.

    Si nos necesitas, puedes ponerte en contacto con nosotros en este enlace y estaremos encantados de asesorarte y atenderte.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba